Seguimos hablando del gozo…ese que encuentra su verdadero significado y satisfacción en Dios, que proviene de Dios y es Dios mismo.

Pero hoy veremos otra faceta de ese gozo, una faceta que no muchas veces se predica, no porque no exista, sino que no se promueve, no sé si por temor, o por un excesivo positivismo y una “teología a conveniencia”, pero las Escrituras son claras y precisas, y en ellas no hay engaño.

Dios no ha prometido que nunca tendríamos aflicciones, incluso muchas teologías escatológicas son también en extremo irrealistas e incongruentes con la enseñanza bíblica y asumen que no pasaremos tribulación alguna, pero yo me pregunto, respetando la opinión de cada uno, ya que al final de cuentas todas son teorías, pero, ¿qué tal si finalmente fuésemos expuestos a algún tipo de tribulación en los tiempos finales? Es necesario dejar abierta la posibilidad para que nuestra fe no falte en esos momentos…

Él sí ha prometido estar con nosotros hasta el fin del mundo, y si Él es la fuente del verdadero gozo, entonces podemos tener gozo en medio del sufrimiento, porque le tendremos a Él. El gozo y gratitud deben estar presentes incluso en medio de la tribulación

Siempre me encantó el famoso proverbio americano siguiente ya que es tan humano y refleja algo tan real de la vida misma:

“El alma no tendrá un arco iris si los ojos no tienen lágrimas.”
– Proverbio americano

Leamos nuevamente nuestro pasaje de Filipenses 4…

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: Regocijaos! Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:4;6-7

Como vimos la semana pasada, en el versículo 4 el Señor nos manda a gozarnos en Él siempre, y eso es siempre, no hay excepciones…y dice en el 6 que no nos afanemos por nada, que por el contrario le pidamos a Dios dándole gracias! Wow! Que teología más diferente a la que se predica en estos días, donde parece ser que todo lo que importa es el  yo y cómo Dios tiene la obligación de hacerme rico y exitoso!

El gozo de Dios no es perturbado por las aflicciones y tiene su satisfacción y origen en Dios, es como consecuencia de estar satisfechos en Él. Es posible tener gozo en medio de la tribulación, de hecho es un mandato! Se nos insta a hacerlo, se nos insta a pedirle a Dios en medio de nuestra tribulación pero con agradecimiento en nuestro corazón, porque confiamos en Él, porque nuestro gozo no depende de las circunstancias, sino de que lo tenemos a Él, de que estamos escondidos con Cristo en Dios. Como dice una canción que me encanta…“todo lo has hecho bien Señor, incluso todos los males, han sido para bien” – que esa sea nuestra actitud, confiando en Él y gozándonos en Él incluso en medio de la prueba, porque Él es bueno, soberano y todo amor.

En la versión Siríaca se lee “En todo tiempo!” cuando dice “…en toda oración…” en el versículo 6, y que quiere decir: “siempre, constantemente, cada día”…es decir tan seguido como haya oportunidad y se necesite. Es necesario dar gracias en medio de la prueba….de hecho en todo momento!

Miren lo que dijo el gran teólogo reformado J.I.Packer: “No existe gozo que soporte el dolor, el sufrimiento y la persecución, como el gozo del cristiano, cuya esperanza y gozo están en el Señor y no en nuestras circunstancias.”   

Que como Habacuc, ésta sea nuestra conclusión:

“Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar.” Habacuc 3:17-19

Como consecuencia de confiar en Él siempre, inclusive en medio de la tribulación, tendremos paz que sobrepasa todo entendimiento. Esa paz consecuencia del gozo en Él, hará que nuestros corazones estén confiados en Él, de esa manera estaremos satisfechos en Él y le daremos a Él gloria!

Esa paz nos “guardará” dice filipenses. Esa palabra en el original es un término militar que quiere decir “mantener bajo vigilancia constante”….pero, ¿de qué nos guardará? De angustia, ansiedad, duda, temor, congoja, etc. Es decir esa paz nos mantendrá bajo vigilancia constante para asegurarse que nuestro corazón y pensamientos estén centrados en Cristo, quién nuevamente es la fuente de gozo. ¿Precioso no?

Así que te invito a ti que estás pasando por tribulación, prueba o dificultad, o aún si no lo estás, llegado el momento, te invito a gozarte en el Señor, Él es suficiente, no cuestionemos ni reclamemos, confiemos en Él y demos gracias…les dejo con lo que Esdras y Nehemías le dijeron al pueblo de Israel cuando regresaron de la cautividad:

“…no estén tristes, pues el gozo de Jehová es vuestra fuerza.” Nehemías 8:10

¿Recuerdan la canción que les comentaba en la primera entrada  de blog de este tema? Fue tomado  de este pasaje (asumo jejeje)… “El gozo del Señor mi fortaleza es, el gozo del Señor mi fortaleza es, el gozo del Señor mi fortaleza es, y su gozo sin medida Él me da”.

Espera la última entrada y conclusión de este precioso tema en el próximo blog. ¡No te lo pierdas!



Anuncios