Las Escrituras nos hablan acerca del gozo y de cómo debemos estar gozosos siempre. Pablo en su carta a los filipenses les recalcó varias veces este principio:

 Filipenses 4:4;6-7

4) Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: Regocijaos! 6) Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7) Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

 Ojo que Pablo decía esto estando en la cárcel, no en unas merecidas vacaciones por las islas griegas, o nadando en una piscina de dinero como “Rico MacPato”. ¿Interesante no? Desde que escribe en la cárcel un mensaje positivo de gozo en Dios, nos deja un ejemplo y un estándar bien alto.

 ¡Debemos regocijarnos en el Señor siempre!

La palabra “en” en el versículo 4  denota una posición fija, va unido a un objeto gramaticalmente hablando, es inseparable. Quiere decir que no nos está diciendo solamente “¡Alégrense!”, nos está diciendo que nos gocemos en el Señor solamente, no en las cosas de este mundo, no en el dinero, no en una película, “¡NO¡” en el Señor. Quiere decir esto que fuera de Él no hay un verdadero gozo, puede haber alegría temporal o celebración, pero el gozo que viene de Él es totalmente diferente.

Lo que pablo les dice a los filipenses es un mandato, se menciona imperativamente 2 veces en el mismo versículo y es el tema en toda la epístola.

1 Tes.5:16

“Estad siempre gozosos!”

 Dios es el autor del verdadero gozo, Él es la fuente del verdadero gozo. En 1 Timoteo 1:9 dice “Dios bendito”, esa expresión se traduce como “feliz” según NSV y NIV. Ese Dios que nos ama y que muchas veces pensamos como un Dios inalcanzable es un Dios feliz, y al acercarnos a Él tendremos gozo supremo, porque Él es el feliz y en Él estamos completos!

 Salmo 16:11

“…En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre”

 Dios es fiel a su palabra y cumple sus promesas – por eso podemos gozarnos…en Él!

 La semana siguiente espera la tercera parte de este blog, donde continuaremos hablando del gozo de Dios en base Filipenses 4…

Anuncios