resucito¡Buenos días a todos! Hoy continuamos con nuestra serie “Saboreando a Jesús”. Hoy veremos a la iglesia de Esmirna y cómo se revelo Cristo a ellos.

Si no leíste las primeras 2 partes, puedes hacerlo acá: Introducción / Éfeso

II – CRISTO PRESENTADO A LA IGLESIA DE ESMIRNA

“El primero y el último, el que estuvo muerto y ha vuelto a la vida…”

Apocalipsis 2:8

A) EL PRIMERO Y EL ÚLTIMO

La primera de dos descripciones de Cristo brindadas a la iglesia de Esmirna es una repetición de la última parte del versículo 17 del primer capítulo. Apocalipsis 22:13 nos da un poco más de información cuando dice que es la primera letra y la última del abecedario, y que es el principio y el final. Todo comienza por Él y termina por Él[1]. Cristo es eterno, no tiene principio ni final, sin embargo Él está en control de todo, desde que inició todo, hasta que todo sea consumado. Como dice el autor de Hebreos: “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…”[2]

Es alentador saber que nuestro Dios, nuestro Creador es más grande, más fuerte y más glorioso que todos los dioses y reyes juntos. No hay nadie antes ni después de Él. Quiere decir que nadie tiene más autoridad ni renombre ni gloria que Él. Él está por sobre todo. Me gusta que en el versículo 17 del capítulo 1, justo antes de decir que Él es el primero y el postrero, le dice a juan que no tema. Igualmente, Él nos dice que no temamos, que Él está en control. No hay circunstancia tan grande que no pueda con ella, no hay tribulación que sea mayor al gozo y a las bendiciones recibidas de Él. Esto nos alienta a ser fieles y a tener confianza que Él ha vencido y vencerá.

B) EL QUE ESTUVO MUERTO Y HA VUELTO A LA VIDA

La segunda de las descripciones de Cristo brindadas a esta iglesia es una repetición de la primera parte del versículo 18 del capítulo primero. Romanos 6:9 nos amplia esta característica o atributo de Cristo: “sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre El.” Qué bueno saber que nuestro Dios está vivo, que Él venció a la muerte, que nada ni nadie puede con Él. Qué confianza podemos tener al saber que no seguimos a una estatua o una leyenda, a un dios o a un profeta, sino que a Él que resucitó, que vive eternamente y que es Dios que está por sobre todo. Todo lo que dijo es verdad y legítimo. Podemos estar seguros que cumplirá sus promesas y que Él nos cuidará y nos guiará hacia el cielo.

M. Henry lo dijo mucho mejor en su comentario: “Él estaba muerto, y murió por nuestros pecados; Él está vivo, ya que resucitó para nuestra justificación, y vive para siempre para hacer intercesión por nosotros.”[3] El libro de Romanos deja muy claro que Él es nuestro Señor: “Porque para esto Cristo murió y resucitó, para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos.”[4] ¡Qué esperanza más gloriosa!

¡Que su gracia sea con cada uno de ustedes! Que cada día puedan saborear aún más la grandeza de Cristo. Que Él sea lo más grande y dulce de nuestras vidas. Que sea nuestro todo.

Continuará…

Josh

#uneteLA

P.D. por cierto, te invito a ver el último día de conferencias de The Gospel Coalition. Si no las vistes se estarán publicando posteriormente.

—————————-

[1] Isaías 41:4.

[2] Hebreos 12:2ª.

[3] Henry, Matthew. Comentario Bíblico. https://www.biblegateway.com/passage/?search=Apocalipsis%203&version=LBLA#, 20 de enero, 2014.

[4] Romanos 14:9.

Anuncios